KEN LEVINE: SIEMPRE SUPONDRÁS MAL

8 noviembre, 2016

El guionista norteamericano Ken Levine (Cheers, M.A.S.H., Frasier) publica desde hace años un blog donde actualiza prácticamente a diario, muchas veces con anécdotas interesantísimas sobre sus experiencias en la profesión.  A continuación, os ofrecemos la traducción al castellano de uno de sus artículos.


YOU’LL ALWAYS GUESS WRONG

(Siempre supondrás mal)

Texto original de Ken Levine. Traducción de Nico Domínguez.

Hay algunos guionistas con un talento innato y sorprendentemente prolíficos. David E. Kelley, Aaron Sorkin y Matthew Weiner pueden perfectamente escribir ellos solos una temporada entera de una serie de televisión. Yo no sé cómo lo hacen. Si yo intentara una cosa así, escribiría los últimos capítulos desde la UVI.

Asimismo, también hay showrunners muy ávidos que reescriben por completo cada uno de los guiones que llegan a su mesa.

Si alguno de estos guionistas te asigna un trabajo, tendrías que tener mucha suerte para que algo de lo que has escrito aguante sin modificaciones todo el camino hasta la pantalla. Y esto no se debe a que ellos reescriban todo, sino porque probablemente tú habrás entregado un mal borrador.

¿Por qué? Porque en lugar de pensar “¿Qué diría el personaje?” probablemente estarás pensando “¿Qué querría el showrunner que dijese el personaje?” Pero bueno, es natural intentar complacer a tu jefe. Sin embargo, haciendo esto estás cayendo en una terrible trampa. Porque te lo aseguro, siempre vas a suponer mal. No puedes meterte en la mente de Aaron Sorkin. Ni de Matt Weiner. Ni siquiera en la mía.

Hay una gran diferencia entre escribir el personaje de otra persona y copiar directamente su estilo de escribir. Para que tu guión sea bueno tienes que darle algo tuyo, por lo tanto: ¿qué puedes darle tú?

Hazlo lo mejor que puedas, y si te lo van a reescribir, pues que así sea. Estas son las cosas de tu guión que probablemente lleguen a la pantalla: los momentos o líneas donde el showrunner diga “¡Vaya! ¿Por qué no se me ocurrió a mí?”

No seas un simple imitador. Como dice James L. Brooks “En algún momento vas a tener que ser un escritor”. Confía en ti mismo y quizás algún día alguien estará intentando imaginarse lo que escribirías tú.


La versión original del artículo la podéis encontrar en este enlace: http://kenlevine.blogspot.com.es/2016/06/youll-always-guess-wrong.html


CINCO ENLACES Y UNA SEPARATA PARA EL FIN DE SEMANA

11 diciembre, 2015

por Sergio Barrejón

1) Hay un método infalible para lograr consenso en el sector del audiovisual español: basta con decir que los guionistas no hacen más que quejarse. Puede ser cierto o no. El consenso está sobrevalorado, como habrás comprobado oyendo a tus tías políticas y tus cuñados de derechas alabar a Albert Rivera. Pero hay una cosa cierta: no sólo los guionistas españoles se quejan. Atención a lo que cuenta (en inglés) Ken Levine, guionista de Cheers, Frasier y MASH, sobre abusos laborales a guionistas de televisión norteamericanos. Si esto lo dice el ganador de un Emmy, imaginaos cómo están por allí los guionistas junior.

2) Situaciones como ésa sólo se evitan teniendo un sindicato fuerte. Como ALMA, por ejemplo. Uno de los artífices del convenio. El primer convenio colectivo que garantiza unos ingresos dignos para los guionistas por cuenta ajena. ¿Y por qué hablo de ALMA, y no de los otros artífices? Pues porque ALMA ha organizado HOY otro encuentro de guionistas de programas (19:30 en la sede del sindicato) y MAÑANA tiene asamblea general ordinaria (11:00 en la Sala Berlanga). Todo esto es en Madrid.

3) Pero no sólo pasan cosas en Madrid. Por ejemplo, la semana que viene, lectores de Ponferrada, Vilassar de Mar, Valencia y Zaragoza recibirán ejemplares gratuitos de OBJETIVO WRITERS’ ROOM, el libro de Teresa de Rosendo y Josep Gatell sobre el funcionamiento de las salas de guionistas en Hollywood. Si no te ha tocado uno de los seis ejemplares que hemos estado sorteando hasta ayer, puedes comprar Objetivo Writers’ Room en la web de Alba Editorial. Un regalo de Navidad perfecto para guionistas. O para sus parejas. Para que entiendan por qué son así.

4) Uno de los libros de guión más vendidos de la historia, incluso más que el de Teresa y Josep, es STORY, de Robert Mckee. Si te apetece saber más sobre el viejo maestro del guión, echa un vistazo a este vídeo en el que McKee explica las diferencias entre un buen guionista y un mal guionista

5) Y si los gurús gringos del guión te echan para atrás, échale un vistazo a este post de Curro Nárvaez, ex alumno del Máster de Guión de Salamanca. Una interesante reflexión sobre el vicio de muchos guionistas noveles españoles de llamar a sus protagonistas John en lugar de Benito.

BOLA EXTRA: En Bloguionistas hemos detectado que la Internet anda un poco escasa de newsletters, así que hemos decidido lanzar la nuestra para paliar esta insostenible situación. Se llamará LA SEPARATA y puedes suscribirte en este enlace. Saldrá a principios de 2016.

Buen fin de semana.


CÓMO COMPORTARSE EN UNA SALA DE GUIÓN

20 agosto, 2015

Se habla mucho de cómo conseguir trabajo de guionista y muy poco sobre cómo conservarlo.

El guionista Ken Levine (Cheers, Frasier, M.A.S.H.) ofrece unos valiosísimos consejos al respecto. Sarah, una de las lectoras de Ken, estaba a punto de debutar como guionista de plantilla en una comedia, y preguntó qué se suponía que esperaban de ella los guionistas del equipo, y qué consejos podía darle Ken a una guionista novata.

Ken Levine.

A continuación, traducimos al castellano la respuesta de Ken Levine, titulada originalmente What to do on your first TV writing gig?:

¿QUÉ HACER EN TU PRIMER TRABAJO COMO GUIONISTA DE TV?

Mi primer consejo sería ESCUCHA. Sé como una esponja. Absórbelo todo. ¿Cómo estructura el coordinador las historias? ¿Qué capacidades y qué debilidades tienen los actores? ¿Qué chistes funcionan, y cuáles no? ¿Cuánta tolerancia tiene el coordinador a la hora de discutir las tramas? ¿Cómo puedes contribuir?

Si se escribe mucho en la sala, intenta hacerte a la idea de la dinámica del grupo. Suele haber unos pocos guionistas que llevan la iniciativa. Fíjate en ellos. Intenta pensar como ellos. Y no te metas en su camino. Aprende cuándo es el mejor momento para colar tus propias ideas.

Otra cosa que conviene aprender y observar son las normas de protocolo en la sala de guión.

Regla número uno: propón cada idea UNA VEZ. Si el coordinador la rechaza por la razón que sea, pasa página. No sigas insistiendo en ello. Y no te enfurruñes ni te ofendas por ello. Yo trabajé en un par de series con un guionista verdaderamente gracioso; quizá uno de los guionistas más divertidos con los que he trabajado. Pero era muy quisquilloso. Si proponía algo que él pensaba que merecía la pena, y se lo rechazaban, se cerraba en banda para el resto de la noche. Al final, dejaron de llamarle a pesar de lo brillante que era. Sé amable con los demás.

No envíes mensajes con el móvil a no ser que estéis en un descanso. No mires tu email a no ser que estéis en un descanso.

Aunque otros lo hagan, TÚ NO. Si otros infringen estas normas, TÚ NO.

No te pases el día corrigiendo la gramática. Cuando una idea no funciona, no te limites a decirlo. Aporta una posible solución o una alternativa mejor. Para decir “esto no funciona” vale cualquiera. Los guionistas resuelven los problemas.

Lo que ocurre en la sala de guión SE QUEDA en la sala de guión.

Recuerda que el coordinador es el que pilota el barco. Tú sólo tienes que remar hacia donde te digan. Puedes no estar de acuerdo con el rumbo, pero sé un buen miembro del equipo y rema como un poseso. Cuando seas coordinador y otros podrán remar hacia donde tu marques y criticarte para sus adentros.

Sé profesional. Sé puntual siempre, ve siempre preparada (lleva leído el argumento o el guión que vais a trabajar), y aseada.

Apoya a los otros miembros del equipo. Sí, en cierto modo sois competidores, todos queréis colocar vuestros propios chistes. Pero hay que reconocer y valorar los chistes buenos de tus compañeros. Haz amigos.

Al ser la novata, nadie espera que cargues con el peso de la serie. El coordinador preferirá que esperes y escuches, no que intentes deslumbrar a todos proponiendo ideas sin parar. Cuanto más cómoda te vayas sintiendo, más capaz serás de proponer cosas que funcionen. Pero tampoco te quedes sentada haciendo bulto sin decir una palabra en toda la temporada.

Y por último, diviértete. No estés constantemente examinándote. “¿He aportado bastante hoy? ¿He sido divertida? ¿Estoy consiguiendo destacar ante el coordinador? ¿Me estoy quedando corta de chistes sobre Donald Trump? Etc. Has trabajado muy duro para llegar hasta ahí, intenta disfrutar de la experiencia. Y una vez más, enhorabuena.

Artículo de Ken Levine publicado originalmente en What to do on your first TV writing gig?

Traducción de Sergio Barrejón.


¿Te cuesta crear nuevas historias? Con este taller exclusivo, no volverán a faltarte ideas: te faltará tiempo para desarrollarlas.

Inscribirme