ENTREVISTA A TINA OLIVARES. “ESPERANDO SEPTIEMBRE”

Por Daniel Castro (Guionista en Chamberí) (*)

Primero, Tina, enhorabuena por tu película, independientemente de los escasísimos medios con que la has producido, me pareció muy entretenida, bien escrita y con unas estupendas interpretaciones. ¿Puedes resumirnos, brevemente, de qué va “Esperando Septiembre”?

¿Has pasado alguna vez Agosto sin un duro en Madrid? …  ¿Has llegado a estar tan pelado de pasta que encontrar un euro en el bolsillo abría un mundo de posibilidades?…  ¿Has mirado meditadamente una factura de luz pensando de dónde coño vas a sacar el dinero para pagarla?…

Esta es una comedia simpática sobre cinco amigos que sufren la crisis económica y les estalla en la cara el hallazgo de una bolsa con 20 millones de pesetas en billetes de las antiguas pesetas. Un tesoro de dos caras que los une y separa a la vez. Les une porque se necesitan para cambiar el dinero de a poquito en el Banco de España y les separa porque, ya se sabe, cuando el dinero entra en las relaciones humanas, la amistad sale por la ventana…

¿Cuál era tu carrera antes de dirigir este primer largo? ¿En qué series escribiste? ¿Siempre tuviste claro que querías dirigir?

Mi trayectoria profesional es bastante variopinta, llegué a Madrid hace quince años y aparte de vendedora de almanaques puerta a puerta, llegué a ser secretaria de producción en RTVE. Después, cronológicamente, camarera, ayudante de producción en Lola Films, camarera, ayudante de producción en Star Line P.C., camarera y por fin en el año 2000, guionista en Globomedia, abandoné el mundo de la hostelería intermitente para escribir series de ficción en diversas productoras. Lo último: “Los Misterios de Laura” y “Mi gemela es hija única”.  También he ganado el Premio Nacional SGAE de Teatro Infantil con mi obra “Au Revoir Marie” y he escrito y dirigido dos cortos: “Las hormigas acuden puntuales a las citas” (2004) y “Energy!” (2007), el primero de ellos puedes verlo en YouTube.

Y sí, siempre tuve claro que quería dirigir. Lo que no sabía muy bien era cómo iba a conseguirlo. “Esperando Septiembre” ha sido un dejarse llevar.

¿Cuándo decidiste ponerte con esta idea?

La idea de “Esperando Septiembre” nació en 2008, en Albacete. Estaba escribiendo el guión de lo que espero sea mi segundo largo y me disciplinaba todos los días yendo a la biblioteca pública. En el camino pasaba por el solar de una casa donde todavía se percibían perfectamente las habitaciones, la cocina, el baño, … Se me ocurrió pensar que pasaría si alguien hubiese dejado los ahorros de toda su vida escondidos detrás de alguno de aquellos azulejos. Tenía que ser mucha pasta y tenían que ser pesetas. Le conté la idea a mi hermana y ella, mientras preparaba un potito para su hijo, me dio el mejor punto de giro de la trama: ¿Y si esos millones no eran los ahorros de alguien, sino que tenían un origen mucho más siniestro?…

Creo que fue muy importante la colaboración con los actores. ¿Los conocías desde antes?

Hice un casting mental entre la gente que conocía. David Tenreiro (“Gente Pez”), Pedro Almagro (“La Fiesta”) y Victoria Teijeiro (Premio Max 2007) habían trabajado conmigo en “Energy!” y a Ana López (“Juicio a los Humanos”) y Natalia Erice (“Vaya semanita”) las había visto trabajar en teatro. Fui individualmente a hablar con cada uno de ellos y les propuse el proyecto. Les encantó y en la primavera de 2009 empecé a reunirme por separado con cada actor para hablar de su personaje, hablábamos de qué problema personal tenía,  a qué se dedicaba,…  cada uno puso en su personaje un montón de ilusión. Todos ellos me preguntaban quiénes eran los demás, pero yo callaba como si aquello fuera el Cesid, no quería que se contaminaran. Sólo los reuní por primera vez a todos al final, cuando la escaleta estaba terminada y en ella, todos estaban interrelacionados. Hubo muchas risas en aquella primera reunión.

¿”Esperando Septiembre” está grabada en un montón de diferentes localizaciones, con muchos exteriores (de Madrid, en verano) y un amplio reparto, todo esto lo conseguiste gratis?

Sip. La mayoría.

¿Hiciste tú misma las gestiones para conseguirlo todo? ¿Tenías experiencia en producción?

Si no hubiese sido por mis años como ayudante de producción, no hubiese tenido la templanza de abarcar todas las gestiones que implicó “Esperando Septiembre”. Es curioso como nada suma en vano.

¿Cuántas personas integraban el equipo técnico? ¿Con qué medios contábais?

Grabábamos con una Sony HDV y el micro a cámara (esto último es algo que no aconsejo del todo si no se sabe hacer bien), el equipo técnico de rodaje éramos Vera Domínguez, sonido directo, Aida Blas Espejo, estilista y script y yo como cámara. Toda la grabación se realizó a luz natural.

La grabación fue muy ágil y yo pude estar en contacto directo con mis actores, creo que esta forma de trabajar le ha dado mucha frescura a la peli.

¿Cuánto tiempo duró la grabación aproximadamente?

Si sumo todo junto tardamos un mes y una semana, pero ese total estuvo distribuido en varios meses.

¿Te planteaste alguna vez solicitar subvenciones públicas para levantar el proyecto?

“Esperando Septiembre” ha tomado categoría de película al final, cuando ha estado terminada, siempre fue un “vamos a ver qué pasa si hacemos esto”.  Yo no quería sentir más presión que la que saliese de la propia historia. No sé si me explico. Las subvenciones son esperas, memorias de actividades, entregas, plazos. Era mi primera película y me centré en el claro objetivo de sostener una trama durante 90 minutos.

Ahora, la película terminada está despertando mucho interés (la “película anti-crisis” la han llamado en algún periódico) y parece que está adquiriendo una dimensión insospechada en un principio. Pero vamos, en resumen, esta película está pagada íntegramente de mi bolsillo. Supongo que pedir subvenciones hubiese ralentizado el proceso y es posible que esa espera hubiese sido infructuosa y hubiese acabado desanimando mi impulso inicial.

A pesar de que el presupuesto del proyecto era casi cero, sin duda, hay gastos imprescindibles (comidas para los actores, desplazamientos…). Si no es demasiada indiscreción, puedes decirnos ¿cuánto acabó costando “Esperando Septiembre”, aproximadamente?

Siempre respondo lo mismo, los gastos no han terminado. No quiero decir una cifra porque la peli es un pozo sin fondo y no quiero que se mida la película en función de su presupuesto. Mi respuesta a esta pregunta es la siguiente “no tengo la entrada de una casa pero tengo una película”, “no tengo un coche nuevo porque tengo una película”. Hay casas y coches de múltiples precios. La casa o el coche que te dejas de comprar que lo valore autónomamente cada uno. Con todo, es un buen sacrificio.

Creo firmemente que las “autoproducciones” cinematográficas se van a multiplicar, el coste de cada película es lo que menos debería importar en beneficio del brillo y la luz que tenga el argumento.

La verdad que puede desprender una historia es algo puro. Medir esa verdad en términos de cifras o formatos de grabación es, en todo caso, injusto.

Una vez acabada la película, empieza otra fase, la difusión por festivales y los intentos para conseguir distribución. ¿Cómo está yendo el proceso?  ¿Podrías recordarnos cuándo y dónde va a verse “”Esperando Septiembre” próximamente?

Puedes ver “Esperando Septiembre” en la Sala Berlanga de Madrid, calle Andrés Mellado, 53. Desde este viernes 11 de Febrero hasta el jueves 17, en sesión de las 18:00. Precio entrada: 3 euros. (Nota del entrevistador: justo durante las mismas fechas, en la misma sala y al mismo precio, se proyecta “Dispongo de barcos” otra aventura autoproducida, escrita y dirigida por Juan Cavestany)

El sábado, 12 haremos una fiesta en la “Ciudadela” para todos los que hayan visto la película en sus dos primeros días de estreno. Si vas a Facebook y te agregas a la página de “Esperando Septiembre” tendrás todos los datos e información puntual de lo que está pasando con la peli.

En festivales está funcionando muy bien, acabamos de ganar el Premio a la Mejor Película en el Festival de Cine de Castilla La Mancha. Y en cuanto a su distribución comercial prefiero no hablar demasiado. Parece que surgen oportunidades pero como soy medio supersticiosa prefiero callar, por ahora. Si la peli se distribuye comercialmente serás el primero en saberlo.

¿Animarías a otros a que se lanzaran a este tipo de aventura “autoproducida”? ¿Qué has aprendido con ella? ¿Qué repetirías y qué no?

He aprendido a tener paciencia. Esa lección está por encima de cualquier aspecto técnico. Este oficio es una carrera de fondo y yo quiero aguantar sin llevarme una úlcera de regalo. He comprobado que las cosas llegan. Curiosamente llegan cuando más maduro estás para recibirlas y menos ilusión te hacen. Pero llegan.

¿Volvería a “autoproducirme”?  Con más pasta, si. Eres el dueño de todo el proceso. Como novato es el aprendizaje total. Y como profesional también, porque tocas todos los palos. Un director que sabe lo que cuesta, desde conseguir una localización,  hasta el esfuerzo de hacer una campaña de prensa, tiene una mirada más amplia.  Es necesario que un director sepa producir. Por el bien de la película es absolutamente necesario.

¿Tienes algún otro proyecto personal en mente? ¿Será también “autoproducido”?

Tengo ese guión del que hablaba al principio. Una historia de misterio que tiene que ver con las herencias familiares. Mejor dicho, con lo que uno puede heredar de la familia, el prestigio y la fatalidad también se heredan. De nuevo es una historia de muchos personajes.

Y para ese proyecto concreto quiero contar con una productora.

Por último, te quería agradecer que hayas contestado a esta entrevista. Sin duda, gracias a tu peli y a tus respuestas, muchos lectores habrán sentido un impulso irresistible de salir a la calle a rodar sin pensárselo dos veces.

Muchísimas gracias a ti, Dani, pero una cosa: lo que no se piensa al principio se termina pensando al final. Aconsejo efusivamente que el autor/hacedor/autoproductor de una película se responda con claridad a esta pregunta antes de dar un solo paso:

Cuando esté terminada ¿para qué la quiero?

(*) Nota: Esta semana el post de Daniel Castro se publica en miércoles por coincidencia con el de Chico Santamano sobre los Premios ALMA de Guión. El próximo lunes, tampoco habrá post de Daniel Castro, por coincidir con crónica de los Goya.

19 Responses to ENTREVISTA A TINA OLIVARES. “ESPERANDO SEPTIEMBRE”

  1. victor dice:

    Se admiten preguntas para Tina? Pruebo.

    Imagino que los cortos que escribiste y dirigiste, fueron también auto-producido. Aparte de que se necesita mas tiempo de rodaje, cual es la mayor diferencia entre auto-producir un corto, y auto-producir un largo? Es el ‘coste'(monetario, humano, de salud, etc) lineal con el tiempo de rodaje, o exponencial?

    gracias

  2. Kohonera dice:

    Estoy de acuerdo con Tina en que este tipo de autoproducciones van a ser cada vez más comunes, entre otras cosas porque va a desaparecer la clase media de las películas: solamente quedaran las grandes superproducciones y las miniproducciones porque serán las únicas rentables.

    Aplaudo su iniciativa.

    • Tina dice:

      Hola Kohonera: No creo que desaparezca “la clase media”, aunque si se va a producir menos, eso seguro.

      Pero lo que si pasará es que las películas pequeñas, autónomas, van a pasar a formar parte del mercado. Hay docenas de profesionales que están en estos momentos pensando en hacer lo mismo que yo.

      De esas docenas de películas, alguna que otra irá saltando al cine. Alabada sea la tecnología digital.

  3. Tina dice:

    Hola Victor:

    Verás, yo entiendo la palabra “autoproducción” como toda obra que se produce sin una empresa productora (con organización y estructura de empresa) detrás.

    (“Esperando Septiembre” es una peli hecha prácticamente por tres personas, no por ello menos peli.)

    Según esa definición, los cortos, aunque puse pasta de mi bolsillo, no me los “autoproduje” porque contaba en ambos casos con dicha empresa.

    La diferencia entre autoproducirte un corto o un largo es la cantidad de pasta, que va en relación directa con la cantidad de tiempo, que necesitas para terminar la obra.

    En mis cortos yo manejaba unas 5 horas de brutos, para unos 15 minutos de corto terminado, con la peli he manejado unas 45 horas de material grabado para 100 minutos que dura la peli terminada.

    Los cortos se rodaron en unos 5 o 6 días, la peli ha necesitados aprox. 1 mes y una semana.

    He tardado un año en terminar la pelicula, dedicandome en exclusiva a, o bien supervisar, o bien realizar personalmente, todos los procesos por los que pasaba la obra.

    Debo unos 25.000 euros, esto NO ES LO QUE HA COSTADO la peli, es el dinero que debo A CAUSA DE ella, (préstamos que no hubiese pedido de no ser por la peli).

    Llevo año y medio sin trabajar y por tanto, sin sueldo.

    Mi salud está ok, aunque últimamente no duermo bien, será que se acerca el estreno.

    Humanamente hablando, he perdido 1 amigo y he ganado unos 10 o 12.

    Estas son mis estadísticas más o menos. Si haciese el ratio por minuto de obra terminada igual te podría responder mejor a tu pregunta, pero por lo pronto creo que es bastante ilustrativo. Gracias por interesarte.

    Si quieres ver la peli estará en la SALA BERLANGA DE MADRID (CALLE ANDRÉS MELLADO, 53) A LAS 18:00 DESDE EL VIERNES 11 DE FEBRERO HASTA EL JUEVES 17.

    • victor dice:

      Muchas gracias por la respuesta.

      De momento yo me he producido varios cortos, y ahora estoy cogiendo aliento para lanzarme con un largo.

      Me da muchos ánimos saber que otros por ahí ya lo habéis hecho.

      Ojalá pudiera ver la peli, pero ni siquiera vivo en España.

      Espero que sea un éxito.

    • El osito Teddy dice:

      Ojalá que tengas tanto éxito con tu película como esfuerzo has puesto en ella.

  4. Tomeu dice:

    ¿La podremos ver en Barcelona? O en cualquier otra parte, por pedir, me ha picado la curiosidad. :-D

    Y si se tercia que tengas ganas de responder algo más:

    ¿Tienes algún plan para recuperar esa inversión, la que sea que has hecho, o la ves más bien como una inversión de futuro, de cara a “profesionalizarte” después de forma más convencional? Aunque quizás no planees ninguna de las dos cosas, claro.

  5. Tina dice:

    Hola Tomeu, bona tarda!

    Por ahora “Esperando Septiembre” no se puede ver en Barcelona, pero confío que pronto estará allí.

    Y respondiendo a tu pregunta, si, tengo la esperanza, más que plan, de recuperar mi dinero. Ya hemos ganado un premio económico en el Festival de Cine de Castilla La Mancha y si la peli tiene afluencia de público en la Sala Berlanga también sacaré algo de pasta, no mucho, pero algo será. Hemos puesto la entrada a 3 euros, que me parece un precio razonable por ir al cine.
    El problema con la distribución de cine, en general y según lo que me han contado, es que el dinero recaudado en las salas tarda en llegar a la productora. Creo que este no será mi caso. (Por lo pronto).

    Pero básicamente, la inversión realizada en la peli la enfoco como una tarjeta de presentación (aunque cara para mi pequeño presupuesto, no demasiado cara en términos de la “industria”) de mi capacidad para dirigir.

    Es más, a riesgo de resultar polémica, diría incluso, que todo aspirante a director de cine, debería primero, “autoproducirse”.

  6. nitro dice:

    Hola, yo también espero ver la peli por Barcelona.
    Sólo comentar que la etiqueta “autoproductora” no me convence. Tú eres productora. PRODUCTORA en mayúsculas. Tu experiencia se parece más a la de cualquier productora pequeña que a otra cosa. Eso sí, hay unas pocas productoras que juegan en otra liga. Pero levantar un proyecto que te motiva (lo hayas escrito tú o no, lo dirijas tú o no) es producir. El carné (ni la pasta) de productor no te lo dan al nacer, ni siquiera se aprende en una escuela.

    Un saludo (o beso) y mucha suerte en el estreno.

    • Tina dice:

      ¡Gracias, Nitro! El esfuerzo de producir/construir a solas debe tener un nombre que lo diferencie. Lamentablemente, en este mundo que vivimos, necesitamos etiquetas para saber qué tenemos delante.

  7. Te admiro, mucho. No es la situación ideal pero qué emocionante y qué ilusionante tu convencimiento en tu valía como directora y en tu proyecto, tu determinación y tu perseverancia para sacarlo adelante. Te deseo lo mejor, que muchos disfrutemos “Esperando Septiembre”

    • Tina dice:

      ¡¡Muchas gracias, Carolina!! Si estás en Madrid, pasate por la Sala Berlanga. Yo estoy allí casi todos los días. Y estoy segura de que disfrutarás la peli.

  8. Enhorabuena Tina. Creo que era Faulkner el que decía que los sueños cuanto más grandes, mejor, porque así no los perdemos de vista.

    Solo montar 100 minutos demuestra un tesón y un fortaleza considerable. Independientemente del resultado, la crítica o la recaudación es para sentirse muy orgullosa.

    • Tina dice:

      ¡Gracias Doctormentalo!, a mi, mi cuñado me decía: “no temas ser ambiciosa, porque uno nunca consigue todo lo que ambiciona, pero si no ambicionas nada, todavía conseguirás menos”.

  9. ¡Olé tus huevos Tina!
    Nos vemos mañana en el estreno.

  10. Regla dice:

    Lo cierto es que la entrevista no podía llegar al Blog, en mejor momento. Un rayo de luz, en medio de los nubarrones, para los que aspiren a dirigir y producir algún día su propio guión. Mi sincera enhorabuena, Tina. Mucha suerte con la peli y al igual que otros comentaristas espero poder llegar a verla en Barcelona.

  11. […] La tarde no perecía que fuese a acabar así, aunque podía indicarlo. Había ido a la Sala Berlanga a la penúltima sesión que había de Esperando Septiembre de Tina Olivares. Un proyecto rodado en Madrid, Albacete y la playa de Tarragona durante el 2010 de manera autofinanciada (podéis saber más gracias a esta entrevista). […]

A %d blogueros les gusta esto: