SECRETOS DE GUIONISTAS: DAVID GALÁN GALINDO

28 octubre, 2020

Hoy hace justo dos meses que se estrenó Orígenes secretos en Netflix. Y David Galán Galindo, su director y coguionista, nos revela sus trucos de escritor y nos habla de los libros que le influyeron y le convirtieron en mejor guionista.

David Galán Galindo.

David, ¿cuándo prefieres escribir? ¿Por la mañana, por la tarde, de madrugada…?

Como padre, escribo cuando me dejan. Pero si puedo elegir, soy noctámbulo. No tengo horario fijo porque vivo a caballo entre dos ciudades y entre dos situaciones familiares así que soy el caos personificado.

¿Qué es lo primero que haces al abrir el ordenador?

Abrir Twitter.

¿Qué software sueles usar para escribir?

Para guiones yo antes era de Celtx y ahora llevo tiempo con Final Draft. FD es bastante mejor que el otro porque te permite hacer triquiñuelas, jugar con más cosas.

La novela y los relatos los escribí en Word, no me hace falta más.

¿Escuchas música cuando trabajas?

Soy incapaz de escuchar nada. Ni radio, ni televisión de fondo… todo me distrae.

¿Trabajas en pijama?

No siento la necesidad de vestirme… de hecho este verano he escrito todo en calzoncillos (alarma de exceso de sinceridad).

¿Café? ¿Té? ¿Botella de agua?

Coca Cola light y refrescos de colores.

¿Windows? ¿Mac? ¿Linux?

Yo he sido durante muchísimos años de Mac. Actualmente he vuelto al Windows.

¿Escribes en papel? ¿Moleskine, folios sueltos, servilletas de bar? ¿Algún bolígrafo o pluma preferido?

El primer tratamiento de Orígenes Secretos lo hice a boli en una libreta tipo Moleskine que por supuesto conservo.

Suelo usar un boli Bic y listos. Otra cosa que hago es comprarme fichas (tipo cartulina) e ir escribiendo secuencias sueltas que luego voy colocando…

¿Eres capaz de escribir con Internet encendido?

Sí. Pero procastinando infinitamente más de lo recomendable.

Escaleta: ¿Sí o no?

Escaleta siempre. Eso de no saber adónde vas… no es para mí.

¿Prefieres escribir solo o en equipo?

Depende del equipo. Si lo has elegido tú, si hay buen rollo y comunión, el trabajo en equipo es muy enriquecedor. Si es un equipo impuesto puede ser el origen de una úlcera.

¿Género favorito a la hora de escribir?

He escrito muchísima comedia, pero no diría que es mi género favorito porque me gusta tomarme las cosas en serio, que importen…

¿Te ves incapaz de escribir algún género en concreto?

Cine social.

¿Cuál es el lugar más extraño en el que has escrito un guión?

Una sala de partos.

¿Qué libros y películas te cambiaron la vida?

La Historia Interminable, El nombre de la Rosa

Los cómics de Alan Moore, Kingdom Come, Astro City…

Y películas como Star Wars, Indiana Jones… Mi película favorita de todos los tiempos es Indiana Jones y la Última Cruzada, aunque fue el cine de Tarantino el que me hizo querer ser director/guionista de cine.

Las pelis de Guillermo del Toro… Los cortos de Santiago Segura, con su Jistory… Y por supuesto El Día de la Bestia. Para mí fue La Película.

¿Qué lecturas te han marcado como escritor?

Sé que tiene mala prensa, pero Salva al gato es maravilloso en su simplicidad.

También Guion de aventura y forja del héroe de Antonio Sanchez-Escalonilla.

Mientras Escribo de Stephen King me encantó, aunque esté no lo descubrí hasta hace pocos años.

¿Cuáles son tus referentes clásicos y modernos, españoles y extranjeros?

Admiro a Quentin Tarantino, David Fincher, Tim Burton, Nolan, Guillermo del Toro, Walter Hill…

Me siento también hermanado con los primeros films de Kevin Smith y lo que hace ahora James Gunn…

Españoles: Javier Fesser, Jose Luis Cuerda… Los huevos que tuvo Daniel Monzón para hacer en su día en España El corazón del guerrero me representan. Y su Celda 211 es de las mejores películas españolas de la historia.

O Álex de la Iglesia y su Acción Mutante.

O Vigalondo y Vermut, que siempre intentan, pues eso, romper los límites que parecen querer poner al cine español. Esa voluntad me inspira.

¿Cuál es el trabajo del que te sientes más orgulloso?

Orígenes Secretos. Y antes de él, El Hombre del Mañana, el corto incluido en la película colaborativa Al Final Todos Mueren. Los lectores dicen que lo mejor que he escrito es Astro Bus un relato incluído en la última edición de la novela. Normalmente hay que hacerles caso…


Entrevista de Sergio Barrejón.


SECRETOS DE GUIONISTAS: ALICIA LUNA

21 octubre, 2020

Ganadora de un Goya, autora de originales libros sobre guión, fundadora de su propia escuela de guión. Y guionista de una de las películas españolas más taquilleras de este año, La boda de Rosa (estrenada en salas hace exactamente dos meses, ha recaudado más de 800.000 euros).

Hoy, Alicia Luna nos abre la puertas de su estudio para revelarnos todos sus secretos de guionista. 

La guionista Alicia Luna.

La guionista Alicia Luna.

¿Cuál es tu rutina de trabajo, Alicia?

Soy diurna, como los pájaros. Me gusta hacer ejercicio y ponerme a escribir. El ejercicio me recoloca las ideas, me ventila. Creo que hay algo fisiológico en ese acto, algo que hace que el flujo sanguineo se depure y vaya más ligero, ¿no? O no.

¿Qué software sueles usar para escribir guiones?

Me gusta mucho escribir en Final Draft pero no todas las personas con las que trabajo lo tienen, por lo que muchas veces me veo abocada a trabajar los guiones en Word, cosa que odio.

¿Windows? ¿Mac? ¿Linux?

Mac.

¿Escribes en papel?

En papel escribo los pensamientos sueltos o ideas cuando estoy tomando café fuera de casa, buscando la inspiración. Si no, todo ordenador.

¿Algún bolígrafo o pluma preferido?

Me gusta usar bolígrafos de colores. La vida es un poco más divertida así. Y con respecto a los guiones, los diferentes colores siempre ayudan.

Escaleta: ¿Sí o no?

Siempre.

¿Prefieres escribir sola o en equipo?

Me es indiferente.

¿Trabajas en pijama?

¡Sip! ¿Pecado? Mis pijamas han evolucionado a chandal-pijama para pasar desapercibida cuando salgo a la calle sin darme cuenta de que no me he cambiado.

¿Café? ¿Té? ¿Botella de agua?

Café.

¿Comes delante del ordenador?

Como mucho dulce. Necesito glucosa. Pecado, sí.

¿Escuchas música cuando trabajas?

Si hay silencio prefiero no escuchar música. Si no, suelo escuchar sonido de bosques y agua, jajaja. Calma el espíritu.

¿Cuál es el lugar más extraño en el que has escrito un guión?

En la cama.

¿Qué libros y películas te cambiaron la vida?

Libros: Bomarzo, Pedro Páramo.

Películas: el cine de Polanski y Pilar Miró. Tiburón de Spielberg.

¿Qué películas te han marcado como escritora?

Hay que matar a B de José Luis Borau.

La semilla del diablo de Polanski.

Los 400 golpes de Truffaut.

Murnau y su Nosferatu.

El crimen de cuenca, de Pilar Miró.

¿Y alguna lectura o algún curso que te haya marcado?

Robert McKee, ya que realicé un curso con él, uno de los primeros cursos intensivos que dio en España, en la Pompeu Fabra en Barcelona. Su manual aún no existía.

David Mamet, sus escritos y sus películas.

El teatro de José Sanchis Sinisterra, su narratología y sus cursos de Tiro en la nuca o el Colaboratorio.

 

Tú has escrito tus propios libros de guión, pero seguro que puedes recomendarnos algunos textos que te hayan servido a ti.

Mis libros de cabecera sobre guion no son libros que consulte mientras escribo y mi literatura de cabecera tampoco. Cuando escribo, escribo. No me distraigo. Otra cosa es cuando me aburro qué leo o cuando busco en qué libros me pierdo.

Algunos libros sobre guion que recomendaría son Writing Subtex de Linda Seger, Los tres usos del cuchillo de David Mamet y muchos más. Casi podría decir que cada año sumo uno nuevo.

Al principio fue Herramientas del guion cinematográfico (The Tools of Screenwriting) de David Howard y Edward Mabley. Y luego El Guion de MacKee, que para mí es un gran referente porque el curso que he mencionado.

En cuanto a mis libros literarios de cabecera… Entre otros: El Aleph de Borges, poemas de Juan Manuel Roca, como Las hipótesis de Nadie… Patty Smith, todos sus libros son interesantes…

¿Quién te ha influido más a lo largo de tu carrera profesional?

José Luis Borau, Manolo Matji, Lola Salvador, que fueron mis profesores.

¿Cuál es el trabajo del que te sientes más orgullosa?

Te doy mis ojos.


Nunca mientas a un idiota. Póker para guionistas. Libro de Alicia Luna.

Uno de los libros de guión escritos por Alicia Luna, que puede conseguirse gratis con Kindle Unlimited.


Entrevista de Sergio Barrejón.


ESCENARIO 0: EL TEATRO VUELVE A NACER EN HBO

20 octubre, 2020

Marzo de 2020. España se paraliza en un confinamiento estricto. Cines y teatros cierran indefinidamente. Mientras gran parte de la profesión teme por su futuro, dos actrices deciden reinventarlo en forma de serie televisiva: cada capítulo será la adaptación de una texto teatral contemporáneo.

HBO acepta la apuesta y la producción se lleva a cabo en un tiempo récord. Su título, Escenario 0, recuerda al mítico Estudio 1 de Televisión Española. Hablamos con Irene Escolar, quien junto con Bárbara Lennie, estuvo detrás del proyecto… y delante de las cámaras.

Irene Escolar y Bárbara Lennie en ‘Hermanas’, de Pascal Rambert.

¿Cómo surge la idea de grabar una serie para HBO cuyos capítulos son obras de teatro?

La idea nació en ese momento de desconcierto y miedo que fue el confinamiento. Bárbara y yo íbamos a trabajar en una obra de Pablo Remón a partir de abril, pero esta se suspendió. Los proyectos de otros compañeros iban cayendo, uno a uno. En este contexto de incertidumbre Bárbara y yo hablamos mucho por móvil y acabamos rescatando una idea que hacía tiempo que nos rondaba: grabar Hermanas. Pero después de muchas conversaciones esta idea inicial se fue transformando en la posibilidad de rodar varias piezas españolas contemporáneas. En un principio iban a ser diez, después fueron seis por temas de producción.

Para Escenario 0 habéis apostado por el teatro contemporáneo que se ha hecho en España en los últimos 5 años, pero más allá de eso, ¿qué os llevó a escoger las obras que aparecen?

En primer lugar, nos interesaba que fuera dramaturgia contemporánea -incluyendo Vania, que es una adaptación libre de Chéjov-, para dar a conocer el trabajo de los dramaturgos que hay en este país, y en Francia en el caso de Pascal. Una premisa importante para Bárbara y para mí era abrir el camino a todo un grupo de dramaturgos y guionistas que escriben muy bien, pero que son desconocidos -muchos de ellos- en el mundo de la televisión.

Por otra parte, también pensamos en mostrar en pantalla un tipo de textos a los que no estamos habituados normalmente. Textos que apuesten por una radicalidad en el lenguaje, como es el caso de Hermanas; o que permitan un juego entre teatro y cine, como en el caso de Los Mariachis.

‘Los Mariachis’, de Pablo Remón.

Sobre Escenario 0 has llegado a decir que si hubierais ido un poco más allá con la propuesta, quizás no hubiera funcionado. ¿A qué te refieres cuando dices esto?

Básicamente al formato. En muchas piezas hemos llevado los códigos de formato al límite, rompiendo la cuarta pared e incluso mostrando en pantalla al propio equipo de rodaje. Poder enseñar el truco es un código que en el cine y la televisión española es poco habitual, porque es muy arriesgado. Pero en nuestro caso, coger lo mejor del cine y del teatro nos ha dado la oportunidad, y creemos que también al público, de probar nuevas experiencias frente a la pantalla.

Una anécdota: mi hermana de 18 años, que siempre había pensado que el teatro era aburrido, vio Mammón el otro día y flipó. Le encantó.

Qué guay (ríe). Pues ese es uno de los objetivos, porque muchas veces relacionamos el teatro con algo que no es lo que realmente se hace sobre un escenario. Y más la gente joven, a la que igual no les despierta tanta curiosidad porque no les ha llegado bien la idea, porque no se la han sabido comunicar bien.

Respecto al texto teatral original, ¿cuáles son las piezas que más se han adaptado al lenguaje cinematográfico?

En el caso de Los Mariachis, por ejemplo, Pablo [Remón] ya tenía en la cabeza desarrollar un guion para rodar esta pieza. Él viene de lo audiovisual y piensa mucho en imágenes, por lo que ya había hecho una adaptación cinematográfica, sutil, con pequeños cambios, pero con peso en la historia.

En el caso de Mammón, está totalmente transformada respecto a la obra original. Utilizamos imágenes de archivo, voz en off, y una serie de elementos que nos permitieron adaptar el texto a este nuevo lenguaje. No nos interesaba rodar la obra de teatro como tal, sino jugar con la imaginación y el lenguaje para ver hasta dónde podíamos llegar.

¿En qué momento HBO se implicó en la producción y cómo le vendisteis la idea?

Una vez terminamos de escoger las piezas para rodar contactamos con HBO España. Nos resultó sorprendente que Miguel Salvat y su equipo entendieran nuestra propuesta desde el minuto uno. Pero no solo eso, sino que la defendieron en Europa y en EEUU hasta tal punto que, teniendo en cuenta lo difícil que es que esta plataforma apruebe un proyecto, consiguieron que fuera aprobado en tan solo un mes.

La velocidad con la que llevasteis a cabo este proyecto, en apenas tres meses, da una sensación de condensación extrema de ensayos, pruebas, scouting, rodaje y edición. ¿Cómo lograsteis abarcar tanto en tan poco? Cuéntame un poco cómo fue este proceso.

Yo pienso que las limitaciones que hemos tenido nos han ayudado a abarcar todo. Desarrollamos la idea en un mes, y cuando terminó el confinamiento y se podía rodar ya estábamos rodando. Los rodajes eran de tres días, pero justamente que fueran tres días y diez de preparación nos marcaba el tono del trabajo.

Luego, también contábamos con muy buenas condiciones técnicas para rodar. Un equipo humano extraordinario, a nivel técnico y creativo, habituado a hacer producciones grandes.

‘Mammón’, de Nao Albet y Marcel Borràs.

Trabajamos con lo que teníamos. Mientras ensayábamos una pieza, estábamos rodando otra, y una tercera estaba en edición. De hecho, hubo un momento en que estábamos con las seis piezas abiertas. La calidad logística y de producción ha sido increíble, pero uno puede preguntarse: ¿Si hubiéramos tenido cinco días el resultado habría sido mejor? Pues seguramente, pero insisto en que lo interesante es ver qué hemos sido capaces de hacer con lo que teníamos.

¿Qué papel jugó HBO durante el proceso y hasta qué punto intervino en las decisiones creativas?

Nos dieron máxima libertad. Absoluta. Todo les parecía bien, no nos pusieron ningún impedimento, sino todo lo contrario. Que una plataforma te lo ponga así de fácil y apueste por un producto tan arriesgado es una situación realmente extraña, sobre todo en España. Pero ellos nos apoyaron y confiaron en nosotros desde el principio hasta el final, incluso en los momentos más complicados, que también los hubo.

Cuéntame alguno de estos momentos complicados.

Vania fue grabado íntegramente en un bosque, en el Hayedo de Tejera Negra concretamente. Teniendo en cuenta que solo teníamos tres días para rodar, uno de ellos solo grabamos tres planos porque nos cayó una tormenta tremenda y tuvimos que parar. Era pleno verano y nadie predijo que pudiera caer la tormenta que cayó (ríe). Pero gracias al equipo y al apoyo de HBO, como decía antes, conseguimos finalmente sacarlo adelante.

Algunos de los autores dirigen sus propias versiones, pero ¿qué os llevó a seleccionar a directores como Lino Escalera o Carla Simón?

Cada una de las piezas tuvo una grabación diferente. Lino Escalera y Pablo Remón ya habían colaborado juntos en el pasado, por lo que entendimos que podía ser un bonito tándem en esta ocasión, y a ellos les pareció bien.

En el caso de Carla Simón, ella había venido a ver Vania, y había algo en el imaginario y la poética de la obra que creímos que Carla podía acometer, y ella también lo vio así. Esta ha sido la parte creativa más bonita desde mi punto de vista: ir juntando sinergias entre creadores que creímos que podían funcionar para cada pieza.

¿Qué acogida ha tenido la serie?

La está viendo muchísima gente, más de la que yo me podía imaginar. El boca a boca, por ejemplo, está funcionando muy bien. Y esto me alegra muchísimo, porque en un principio nos parecía destinada a un grupo reducido de gente, y que no lo iba a petar, por así decirlo. Pero esto pasa por utilizar unos baremos erróneos. Da gusto que una compañía privada como HBO, que no tiene ninguna intención pública de apoyar la cultura, lo haya hecho porque sí. Porque han creído en ello.

‘Juicio a una zorra’, de Miguel del Arco.

Si fuera posible hacer la segunda temporada de Escenario 0, ¿qué tendríais en cuenta de cara a seleccionar nuevas obras?

De las diez obras que presentamos, cuatro se quedaron en el tintero. A mí me gustaría que estuvieran en el caso de una segunda oportunidad. También le hemos dado vueltas a la opción de grabar danza contemporánea. Y también apostaríamos por ideas más radicales y arriesgadas en cuanto a formato, porque también entendemos que la primera vez no podía ser tanto -que ya fue mucho-.

¿Gracias a Escenario 0 ha surgido alguna nueva idea de cara a realizar en un futuro con alguno de los que han estado implicados en el proyecto?

Cuando se unen sinergias hermosas en un proyecto, si hay algo que luego te apetece cuando este acaba, es seguir colaborando con las personas que lo han formado. Desde luego a Bárbara y a mí nos apetece mucho seguir trabajando juntas. En una entrevista que hicieron hace poco a Isabelle Huppert, ella decía “a mí ya no me importa el qué, sino con quién”, y la verdad es que, aunque yo no tenga tanta experiencia como ella, estoy muy de acuerdo con sus palabras.


Entrevista de Miguel Álvarez Guerrero, analista y miembro del comité de selección de guiones de Filmarket Hub. Máster de Guion UC3M/ALMA.