DESCARGAS ILEGALES Y LEGALISTAS CARGANTES

por Pianista en un Burdel.

El otro día participé con otros colegas en un evento para estudiantes de primer curso de Comunicación Audiovisual. Había allí como trescientos chavales y unos cuantos profesores. Como suele ocurrir, escandalicé a mucha gente con mis intervenciones:

¿Que si me gusta más escribir o dirigir? Bueno, eso es como el chiste: masturbarse está bien, pero follando… conoces gente. Dirigiendo, concretamente, conoces actrices.

-¿Mi película favorita? Sería difícil de decir. Tampoco tengo un solo disco favorito, o un libro favorito. Pero en fin, si tengo que decir un título, diría “Regreso al Futuro”.

-Es una película muy antigua. No creo que sea fácil de encontrar en las tiendas, pero bueno… para eso está el eMule.

Creo que la razón por la que respuestas como ésas escandalizan a la mayoría de la gente (al tiempo que provocan grandes carcajadas e incluso algunos aplausos), es la incómoda verdad que contienen:

-Los directores y las actrices se lían con mucha facilidad.

-El gran cine no es necesariamente elitista.

-Está muy bien poder encontrar en Internet lo que no se encuentra en las tiendas.

¿Por qué son incómodas estas verdades, a pesar de que TODO EL MUNDO las conoce? Porque ponen en cuestión principios éticos o cuestiones de protocolo que la sociedad ha decidido que necesita para seguir funcionando (o, mejor dicho, para seguir funcionando como hasta ahora).

El protocolo desaconseja comentarle a esa actriz lo bien que le van las cosas profesionalmente desde que es la novia de un director de éxito. El protocolo desaconseja rebajarse a reconocer la excelencia de una obra artística que gusta a gente menos cultivada que nosotros. Y por último, la (presunta) ética nos impide admitir que no hay nada de malo en bajarse una película de Internet.

Do it, but deny it. Es un sistema absurdo, pero funciona desde que se inventaron las palabras. Y ojo, porque más escandaloso que saltárselo diciendo las verdades incómodas, es saltárselo por el otro extremo: mintiendo más de la cuenta. El ejemplo lo vi también en el evento del otro día, cuando de los colegas con los que compartía escenario soltó esta perla al hilo de no sé qué:

-A mí eso de que la gente se descargue películas de Internet me parece horrible y penoso.

Ni que decir tiene que lo abuchearon. Porque una cosa es negar una verdad incómoda, y otra muy distinta mentir como un bellaco. No voy a decir que “todo el mundo” se baja cosas de Internet, porque odio ese tipo de generalizaciones. Pero ¿no es ése el tipo de generalizaciones que se hacen cuando se identifican “las descargas” con “la piratería”?

Puedo comprender la estrategia que hay detrás de ese intento de culpar al usuario del problema global. Puedo comprender la angustia que lleva a ciertos directores y actores a hacer esas candorosas interpelaciones al espectador: ¡Id al cine a ver mi peli, chavales, no os la bajéis de Internet! Puedo comprender la confusión que lleva a insertar un “spot antipiratería” en los DVD aunque, al final, sólo sirva para llamar ladrones precisamente a los clientes que pasan por caja.

Son palos de ciego. Pero motivados por un error en el que es fácil (y humano) caer: “quizá así consigamos que alguien nos haga caso. Y por otro lado, no se nos ocurre nada mejor”.

Novia de un director de cine

Lo que no entiendo es cómo se puede tener el cuajo de afirmar en público, a título personal, que eso que hacen de manera natural dos o tres generaciones de ciudadanos es horrible y penoso. Hablamos de una actividad que se realiza sin romper ninguna valla, derribar ninguna puerta, ni forzar ninguna cerradura. Sin empuñar armas ni agredir a nadie. Por el contrario, se paga dinero por ello, se necesita tecnología más o menos nueva, y un cierto conocimiento técnico, por no decir un cierto criterio para saber qué se busca.

Es una actividad cultural. Equiparable a ir a la biblioteca a por un libro, o pasarse por la tertulia del café. Hay que tener muy esquinado el punto de vista para ver algo delictivo en ello.

Lo decía muy acertadamente Daniel Castro en su post del 4 de enero: “cada argumento inexacto es un paso que aleja de la solución de un problema”. Sólo los imbéciles discutirán que es un problema que haya gente enriqueciéndose ilegalmente con el trabajo ajeno. Hay que ser un ignorante o una mala persona para exigir la gratuidad total de la cultura, y hay que serlo en grado extremo para identificar eso con el progreso de la humanidad. El derecho a la propiedad intelectual es fundamental para que los autores puedan vivir dignamente, cosa esta última que, por supuesto, sólo importa a dos tipos de personas: los sensatos… y los autores.

Yo, por ejemplo, soy un autor, y tengo la mala costumbre de comer tres veces al día. También me gusta ir abrigado en invierno y dormir en un buen colchón. Oh, y me encanta el Jack Daniel’s, y el vino bueno y los restaurantes finos. Y tengo la intención de disfrutar de todo eso gracias mientras pueda pagármelo con mi trabajo. No sólo no veo nada vergonzoso en ello, sino que estoy dispuesto a llamar cuatro cosas a cualquiera que intente avergonzarme por ganar dinero gracias a mi talento y a mi esfuerzo.

Y me considero perfectamente legitimado para cagarme en todos los moralistas que me afean la conducta cuando me bajo de Internet series como In Treatment, Entourage o Curb Your Enthusiasm. ¿Cambiaría en algo el mundo si en vez de bajarlas, las viese en esa espantosa versión doblada que ofrecen (y no siempre) las televisiones españolas? ¿En qué, decidme, en qué mejoraría la industria si hiciese eso? ¿Se salvarían empleos? ¿Se reduciría la deuda de la Seguridad Social? ¿Dios nos querría un poco más?

Para los que vayan a sacar el argumento de “cómpratela en DVD”, ya adelanto una respuesta: como cualquier empresario inteligente sabe, hay diferentes tramos de clientes según su capacidad adquisitiva. Cuando más se diversifique la oferta, más tramos se abarcan, y más se factura. Por sorprendente que parezca para una mentalidad funcionarial, hay clientes que prefieren pagar más por, básicamente, el mismo producto, quizá con un mínimo aderezo. Véase los mendrugos que compran los DVDs edición-especial-para-coleccionistas-cinco-discos-caja-metálica-extras-en-esperanto. ¡La peli es la misma, por el amor de Dios!

¿Qué quiero decir con esto? Que el hecho de que haya cien mil descargas ilegales no significa “cien mil discos menos vendidos”. Estamos hablando de tramos distintos. Esa gente que se descarga la peli podría a) Comprársela después, o b) No comprársela nunca. Y eso no depende del hecho de haberla visto. Es más, yo SÓLO me compro DVDs de películas que ya he visto. Uso Internet para localizar cosas que me interesan. Si me interesa, me la compro. Si no, no. Soy el tipo de cliente que se perdería muchas cosas si no fuera porque se las puede descargar.

Pero hay otros tipos de clientes. Por ejemplo, los que no tienen un chavo. Hoy. Chavales de 15 años que descargan muchísimo y consumen muchísimo. Son los grandes compradores de películas de mañana. Hoy no tienen dinero. ¿Qué hay que hacer, impedirles ver películas? ¿Por qué, acaso están generando un gasto? Permitir esas descargas es un mal menor, es como esas promociones que te regalan 1000 SMS. Es una inversión buenísima: cuando acaba la promoción, tus hábitos han cambiado gracias a esa oferta: envías muchos más SMS. Eres mejor consumidor.

Las descargas funcionan igual. Por supuesto, no todo es bueno. Pero ni de lejos nos enfrentamos al panorama apocalíptico que nos pintan los legalistas cargantes. Sí, algunas industrias culturales (no todas) están en crisis tras la implantación masiva de nuevos sistemas de comunicación. Vaya, ¿eso no había pasado antes? ¿El cine no se vio amenazado por la televisión? ¿Acaso no se predijo que la TV significaría “el fin del cine”? (Por no hablar de la radio)

Hay problemas, de acuerdo. Pero igual que no vale el “todo gratis, aquí y ahora, porque yo lo valgo” tampoco vale el “cada vez que hacéis eso, se le clava una espinita a Jesucristo”.

¿O qué se creen, que los ejecutivos de las cadenas de televisión no se bajan series americanas? Y se las tuestan a sus colegas. Y se buscan proxies para ver series en hulu. Y se ríen de ese director que se ha enrollado con una actriz veinte años más joven y de pronto la pone en todas sus películas.

29 Responses to DESCARGAS ILEGALES Y LEGALISTAS CARGANTES

  1. susopazo dice:

    Solo unas pocas puntualizaciones:

    * Bajarse cosas de Internet NO es ilegal, al menos por ahora, al menos en España.

    * Por favor, tratad de evitar el término “propiedad intelectual”. “Derechos de autor” es un término mucho más preciso. La mayor parte de las discusiones con puntos de partida estúpidos como las que mencionas parten de confundir lo que es una metáfora (la “propiedad” intelectual) con una equiparación: No es, y nunca será lo mismo, la propiedad de un bien material con el hecho de ser el autor de una obra artística.

  2. lalas dice:

    Gracias a Dios. Un cineasta hablando razonadamente. A mi se me van los demonios cada vez que un artista empieza con la crisis del sector, los malditos piratas y tal y cual. Y lo mismo cuando me encuentro con un tipo que gana 3 veces mas que yo que presume de tener 3000 peliculas bajadas del emule en screener y que si la cultura libre y los artistas chupa-subvenciones, y demas.

    Yo al final me encuentro en un termino medio en el cual me llevo palos de ambos bandos. Por eso me alegro de ver un comentario moderado, reflexivo y, sobre todo, realista.

    Un 10 por el post. Ojala hubiese menos talibanes (de cualquier lado) y mas gente razonable.

    Un saludo

  3. susopazo dice:

    @lalas: El que tiene 3000 screeners ni las verá en su casa (si tiene sueldo es que trabaja, y si trabaja no tiene tiempo de ver 3000 pelis de hora y media) ni en el cine. Son conductas curiosas, pero irrelevantes de cara a la afluencia de público en los cines o la rentabilidad del negocio, creo yo.
    Por otro lado creo que ya se ha demostrado tanto en el caso de la música como en el del cine que las descargas de internet acercan al público a la obra, y por lo tanto son beneficiosas para el autor: cada vez más gente en los cines y más gente en los conciertos. A los que perjudican claramente son a los videoclubes y a las tiendas de discos… pero ese no es un problema de dinero, es un tema de comodidad. Yo no quiero un CD ni gratis, me es mucho más cómodo bajarme una canción en MP3… después de todo tampoco la voy a escuchar en un reproductor de CD. Con el cine en casa pasa algo parecido: ¿Por qué voy a ir, con el frío que hace, al videoclub a recoger un trozo de plástico, que aún por encima hay que devolver después, cuando puedo tener el mismo servicio cómodamente en mi casa?

    • Pianista en un Burdel dice:

      Y de todos modos, ese ejemplo no puede usarse como representativo de toda la sociedad. Mucha gente prefiere ir al videoclub, mirar las carátulas un rato, preguntarle al encargado “qué tal está esta peli”, comprar unos dulces…

      Me sorprende con qué facilidad triunfan en la mentalidad colectiva argumentos maniqueos como “esta situación perjudica a los videoclubes”. Estamos hablando de un sector con treinta años de antigüedad, por Dios. Nació al calor de una nueva tecnología, tuvo un boom enloquecedor gracias a otra nueva tecnología, y ahora vive un gran declive debido a OTRA nueva tecnología.

      Si yo tuviera un videoclub también preferiría que el mundo se detuviese en la edad del DVD, claro. Pero las cosas no funcionan así. El ciclo alcista ha terminado, y toca adaptarse o desaparecer. Quién sabe lo que se inventará mañana…

    • susopazo dice:

      Bueno, estás diciendo lo mismo que yo con otras palabras: la nueva tecnología está desplazando a la de distribución de copias en la que se basan los videoclubes. Por otro lado… en internet también se pueden ver carátulas, preguntarle a otros usurios (o ver en un foro) “qué tal está la peli”, ver un trailer en YouTube… y está disponible las 24 horas, 7 días a la semana, cosa que los videoclubes solucionaron con los “cajeros” de pelis. Otra cosa es lo de las palomitas, pero en mi pueblo tampoco las venden el los videoclubes.

  4. lalas dice:

    No solo se trata de un tema de nuevas tecnologias. ¿Que pasa con lo contenidos?

    Hace un tiempo oias un par de canciones de un grupo que te gustaban y no habia mas que comprarse el disco, o bien, veias un trailer en la tele que parecia que la peli iba a ser una maravilla e ibas corriendo al cine. ¿Y que pasaba? Que un monton de veces del disco solo sacabas las dos canciones que ya conocias, el resto relleno, y la peli era una mierda, eso si con un trailer cojonudo. Pero ya habias pasado por caja y salido con la sensancion de que te habian timado. No habia otra.

    Ahora si la hay. Cuando intuyes lo del disco o lo del trailer, te lo bajas de internet y lo compruebas. Y si luego se confirma no has tirado el dinero. Y si realmente te ha gustado mucho, y aunque no os lo creais, si realmente era bueno, la gente se lo compra.

    Ahora hay mas opciones para que no sentirte timado. Ahora hay mas opciones para que no te la cuelen con un bonito envoltorio.

  5. Kike dice:

    ¿Se puede saber por que los profesionales de este país ODIAN los extras de los deuvedés? Ya no solo en los artículos (esta es como la cuarta vez que leo algo parecido), sino en la propia edición de los discos.

    A mi los famosos “extras” me parecen un invento cojonudo. Proporcionan horas de entretenimiento, ayudan a entender mejor el funcionamiento interno de una producción, proporcionan anécdotas graciosas y nos explican cosas que se nos habían pasado con el primer visionado del largometraje.

    Por no hablar de la posibilidad de incluir, o no, subtítulos en diversos idiomas o distintas versiones dobladas, por si le pones la peli a tu sobrinito, por si quieres apreciar la interpretación de los actores o por si te apetece aprender checo.

    Desgraciadamente, esto de los extras es una costumbre que se está perdiendo. Y un dvd de calidad vale lo que cuesta pero me niego a pagar 20 o incluso 10 euros por una película que te viene “pelada” con la memez esa de “ficha técnica” y los omnipresentes “trailers”. Por que la calidad de imagen y sonido tampoco difiere tanto de lo que puedo hallar en la mula.

    Y ahora con el Blu-ray, en lugar de volver al buen camino parece que estamos retrocediendo. Me fijo en que la mayor parte de los títulos vienen sin material adicional de ningún tipo… pues vaya.

    Yo descargo muchas pelis pero también tengo la casa hasta arriba de videos originales. Estoy deseando dar dinero a la industria pero es que no me proporcionan productos que merezcan la pena.

    • susopazo dice:

      Yo aún diría más, lo primero que hacen los que ripean DVDs es quitarle el anuncio antipiratería QUE NO SE PUEDE SALTAR y los trailers que no son más que PUBLICIDAD NO SOLICITADA. Conclusión: El DVD “pirata” además de gratis ¡es mejor que el original!

  6. Yo detesto a todos los legalistas cargantes y toda esa corriente basura de linchamiento del usuario pero creo que el post (brillante, por otro lado) se sustenta en un argumento inexacto también. No existe ese final feliz del usuario pensando “vale, de acuerdo, si hacéis algo realmente bueno, lo compraré en una muestra de reconocimiento a vuestro trabajo”. No, no lo comprará porque ya lo tiene.

    • Pianista en un Burdel dice:

      Entonces ¿yo no existo? ¿No me he comprado “The Shield” y “24” después de verlas bajadas de Internet? (Por poner un ejemplo)

    • El caso de las series es un poco distinto. En el último año ha sido el único producto que he estado tentado de comprar por la sencilla razón que me daba pereza ponerme a descargar tantos ficheros (100 clicks, 5 temporadas x 20 ficheros). Pero una película es un solo click.

      Afortunadamente Pianista, usted existe, pero no es demasiado representativo. Es autor y esta muy concienciado. Probablemente revisará esas series varias veces y las llevará a reuniones con otros guionistas y productores. Claro que hay gente que compra productos que ya tiene pero no creo que sea la mayoría de los usuarios. Explotación online sí, pero el argumento de si es realmente bueno, se compra, no me convence. Aparte que traslada de manera indirecta y algo cruel el problema a los autores (“el problema es vuestro que no hacéis cosas de calidad que valgan la pena ser compradas”).

      La economía es importante pero yo ha llegado un momento en que ya no compro nada básicamente por un tema de formatos y espacio. En el tamaño de un sandwich tengo 250 películas. No quiero 250 dvds en mi estantería y mi reproductor multimedia molón no tiene ranura para dvds. Reproduce avis.

    • lalas dice:

      Interesante reflexion. Segun tu punto de vista… Yo no existo!

      Un segundo que voy a mirar en el espejo. :D

  7. Kohonera dice:

    Doctormentalo, me perece que su argumento de que nadie (es decir, NADIE) se comprará algo que ya ha visto es igual de inexacto. Da por hecho un comportamiento humano universal que puede ser rebatido sin mucho esfuerzo de forma empírica. La motivaciones de los seres humanos no son meramente económicas. Me parece obvio.

  8. Pianista en un Burdel dice:

    Y además, las motivaciones económicas no son tan simples. Insisto, existen muchos tipos de clientes.

    Tipo 1: no tiene dinero para comprar DVDs. Nunca los comprará. Pueda o no pueda ver las pelis en internet.

    Tipo 2: tiene dinero para comprar DVDs. Pero no los compra, porque prefiere sacarse pelis gratis en internet.

    Tipo 3: tiene dinero para comprar DVDs. Chequea pelis en internet para comprar sólo las que le gustan.

    Tipo 4: tiene dinero para comprar DVDs. No usa internet para ver pelis.

    Sólo el Tipo 2 puede representar un problema para la industria. El Tipo 1 podría convertirse el día de mañana en un rentable y simpático Tipo 3.

    El Tipo 4, lo crean o no, sigue siendo el más común.

    • lalas dice:

      Por qué no le pasas esta lista a todos los artistas que salen en los medios repitiendo el discurso anti-pirateo estandar y a la gran mayoria de discograficas/produtoras del pais.

      Igual abren los ojos. :D

    • Buena maniobra esa de ofrecer varios perfiles. Nuestro cerebro reparte inconscientemente los porcentajes de manera equitativa pero yo creo que la gran mayoría somos del tipo 2 y el tipo 4 esta desapareciendo a toda velocidad.

      Repito, no estoy del lado de Ramoncín. Pero también creo que las verdades a medias no ayudan.

    • susopazo dice:

      Tipo 5: Tiene dinero, lo que no tiene es tiempo (ambas cosas suelen ser inversamente proporcionales). Ni para ir a la tienda/videoclub/loquesea ni para andar buscando por el eMule, diferenciando calidades, evitando fakes, …. y si le dan una alternativa cómoda tipo Spotify para pelis, con publicidad o con un pago por visión razonable esporádicamente comprará. En plan ¿que hago esta noche? ah, pues puedo ver una peli, me conecto y la veo. Este tipo de usuario aumentará si mejora la cantidad y calidad de banda ancha en nuestro país y si las empresas distribuidoras se bajan de la burra y se dan cuenta de que ni los usuarios (sus clientes) ni las telecos (sus “transportistas”) son el demonio.
      La alternativa es que todos estos tipos “5” se acaben convirtiendo en:

      Tipo 6: No veo pelis, que os den. En la tele echan fútbol.
      o
      Tipo 7: Vaya, ahora que ya tengo práctica resulta que esto del eMule y el Bittorrent no era tan difícil. Pues ahora que ya se cómo va el asunto va a pagar por una peli tu p*** m***

  9. También es obvio que estoy generalizando. Pero nada, habrá que matizar: “la mayoría de los usuarios p2p no suele comprar algo que ya se ha bajado aunque ese algo sea de gran calidad y le guste”.

    Contento Kohonera?

    • Kohonera dice:

      Muchísimo! Hace frío, un sol radiante y he conseguido un buen final para el corto que me traía entre manos.

      En serio, no te discuto que tengas razón pero la matización, como casi siempre, nos permite percibir la cuestión más ajustada a la realidad.

  10. […] Descargas ilegales y legalistas cargantes bloguionistas.wordpress.com/2010/01/28/descargas-ilegales-y-…  por Globalfrequency hace 1 segundos […]

  11. Dani dice:

    Aqui uno que fue Tipo 3 hasta que se quedó en paro :(
    Ahora soy Tipo 1 a la espera de volver al 3 lo antes posible…

    Por cierto Alien la compré teniendola ya grabada, p ej.
    Los Amantes del Círculo Polar se resquebrajó un poquillo asi que la copié porsiaca… pagando canon a la SGAE por ello :(
    etc etc..

  12. Yo soy de tipo 3. Y desde que he aprendido a usar la mula también compro mas películas. (muchas más, de hecho)
    Y me alegra que por fin alguien distinga entre los ver una peli gratis, y una perdida para el distribuidor. NO son la misma cosa.

  13. Baco dice:

    Otro tipo:
    Ahora no tiene dinero, baja pelis y música de Internet.
    Dentro de unos años tendrá dinero, y podrá pagar por la música y las pelis (ya sea en el cine, soporte DVD/CD o bien on-line pagando).

  14. Iñigo dice:

    Bravo por el post.

  15. Ce dice:

    Ole, ole y ole.

  16. Eduvillan dice:

    Interesante post e interesantes comentarios.

    Me parece bien lo de la clasificación de personas según su actitud respecto a ver películas, pero no creo que existan muchas personas que se acojan exclusivamente a un grupo.

    A mi parecer, existe una opinión mucho más sencilla acerca de por qué cada vez hay más piratería: porque descargarse cosas es muy fácil.

    Antes, hace años cuando apareció la “moda” de la piratería, no existían los programas ni conexión que tenemos hoy en día. Yo nunca llegué a descargarme cosas con Napster, pero sí con el Kazaa, eDonkey o WinMX. Estas descargas sin embargo estaban muy limitadas; para bajarte canciones sueltas estaba bien, pero era un revoltijo de información en el que los nombres estaban mezclados (y hoy en día sigue pasando parecido), que te podían dar gato por libre, o teta por spiderman, para poner un ejemplo más “visual”. Sin embargo, a la gente le daba (y le da) igual arriesgarse a bajarse lo que no quiere, porque es UN CLICK. Con un simple click, tienes millones de archivos (audio, vídeo, software…) a tu disposición. ¿Que no quieres arriesgarte?, pues entras en una página especializada en descargas y buscas lo que quieras, ahí te garantizas que lo que te bajas es exactamente lo que has buscado.

    Es en esta simplicidad en la que radica el aumento de la piratería; conozco mucha gente que se baja cosas por bajar, ya que no supone ningún esfuerzo y es gratis.

    En mi caso es ligeramente diferente. Lo que más me suelo descargar (y es que, el que esté libre de pecado que tire el primer pedrolo) son películas y series. Algunas de ellas me las bajo en versión original (y series pongo el ejemplo de “House” o “Heroes”), porque me he acostumbrado a verlas así y verlas en español cambiaría mi concepto de la serie. Sin embargo, a la hora de bajarme películas, me las bajo única y exclusivamente ripeadas en HD o Blue-Ray (aunque hago alguna excepción con las DVDRip). Si en el cine sale alguna película que quiero ver, depende de las ganas que tenga de verla, espero sus correspondientes meses a que salga en DVD o voy al cine.

    De todos modos preparémonos, porque esto va a ir a más. O si no, tiempo al tiempo, que sin ir más lejos los de la SGAE están forzando el acontecimiento…

    Un saludo

  17. SenyorSunyer dice:

    Bravíssimo.

  18. Hombre Amarillo dice:

    Regreso al futuro está en tiendas, por ejemplo aquí a 5,95€ edición coleccionista

    http://cine.fnac.es/a304807/Regreso-al-futuro-Edicion-coleccionista-Estuche-metalico-sin-especificar?PID=7&Mn=-1&Mu=-13&Ra=-3&To=0&Nu=2&Fr=0

A %d blogueros les gusta esto: